Propiocepción

Bajo
la cebolla, trillones de ínfimas raíces preparan un concierto. Maestros de
armonía, ocultos en palacio, son el soplo feliz, el alma de la fiesta. Carnes,
tuercas, ligamentos, expanden su tensión, máximo estiramiento de blanca espina
y caja negra. Así van donde creen que deben, veloces, subconscientes. Música de
raíz crea buen allegro, ciertas celadas, compensa pérdidas. Pueden bailarse
fuerza y equilibrio, igual el salto a tiempo, la sutil coordinación. Cualquiera
sabe lo que es pensar la síncopa y actuar el contratiempo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s