OCURRIÓ CERCA DE ROMA. Por Veleta.

ImageLa Verdad se me acercó y me dijo:

Miente por mí, que  yo me encargaré del resto”.

Primero comenzaron a visitarme las parejas largamente,

felizmente casadas.

Y también los políticos honestos y algún militar condecorado.

No vinieron los niños ni las prostitutas: hijos de una Verdad

más tenue, menos asustadiza.

El desfile de exitosos médicos  y padres responsables,

de profetas cansados y cansadísimos huevos de gallina.

El desfile de condenados inocentes se volvió interminable.

Vinieron  los asesinos para encontrar su verdad pero este no era el sitio.

Llegaron  intelectuales de vanguardia convertidos en guardias.

Y llegó la policía, si señor;

llegó la policía y tuvo que marcharse  con cierta rabia en el cuerpo.

Prosperaba el negocio.

Invertir en la Verdad de Mentira fue una industria perfecta.

Cierta noche llegaron el secretario del Papa y el confesor del Presidente

y la Verdad me dijo: “Subástame desnuda

y se marcharon entristecidos, nocturnos como vinieron

con la promesas de cerrar el negocio pero en otro verano.

Por fin  llegó la Gente Normal, normal con zapato y todo.

Intentaba decirles que tampoco era el sitio,

que guardaran en el banco sus ahorros y se ahorrarían el pánico.

Pero la gente normal imita a las parejas felizmente casadas,

imita a los padres responsables y a los hombres de éxito.

A la gente normal le gustaría muchísimo

imitar al Presidente con zapatos y todo.

Y dijo la Verdad de la Verdad de Mentiras: “No hagas trato con la gente

                        normal o vamos a la quiebra

porque los sueños  de la  gente normal tienen poderes,

riesgos con tanta luz que ciega y mata

Y continuó diciendo la Verdad de la Verdad de Mentiras:

Toda gente normal es un capricho,

¿de qué les vale mentir si no prosperan?

Cierra negocios con las personas cultas

y si es posible con el  extranjero.”

Y continuó diciendo la Verdad:

Las Personas Normales son eternas

cuídate mucho ellas y del hombre de bronce

de la estatua de bronce con timbales de bronce que habita en Santa Clara.

Si se te acercan, huye,

 escapa por la escalera de incendio y no regreses nunca,

siempre habrá otro lugar para el negocio.

Porque si una Verdad  a medias vale mucho,

cuánto no valdría entonces una auténtica,

una  legítima Verdad de Mentira”.

Jorge Luis Mederos.

ImageVeleta:Nació el 7 de junio de 1963 en Las Minas, Santa Clara. Se graduó como técnico medio en Protección e Higiene del Trabajo. Es miembro de la UNEAC y de la ACCA y está registrado en el Fondo Cubano de Bienes Culturales. Tiene publicados La romanza del malo, de 1988; El tonto de la chaqueta negra y Otro nombre del mar, ambos en 1993, y su último poemario, El libro de otros. Es colaborador habitual de varias revistas literarias. Trabaja la cerámica esmaltada y policromada. Vive y crea en Santa Clara, Cuba.  «Princesa, a la nota puedes agregarle que a estas alturas me he convertido en un ¨tembo¨ interesante, sin jevita pero heterosexual y con un par de novelas policiacas a punto de publicarse (DESCARTES) Y (SOFTWWAER) donde no aparece ni una jinetera, ni un travesti ni la mafia cubano-americana: ¿dificil eh…?«

 Jorge Luis Mederos. Veleta.

Dibujo: Ana Mireles

Otras publicaciones del mismo autor en EforyAtocha

Jorge Luis Mederos / Veleta: poemas

Décimas de Jorge Luis Mederos / Veleta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s