Fábulas de la pequeña Ai Jin

De las primeras ENSEÑANZAS

5

Escucha atentamente el  ave de madera  donde el maestro crea una Montaña. Ai Jin descubre el Qin . Cinco cuerdas de seda y la encantada persistencia de sus cinco sonidos. Le entran como el himno de un río, y promesa de fuego en la lengua que le hace ver un bosque donde se sienta a jugar el sol. La dulce tierra del oro del aliento. Quiere tocar las cuerdas donde los sabios aman  la sutileza.

quin3

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s