Terapoética

Se ha demostrado científicamente que la actividad cerebral se relaciona con el nivel de conciencia literaria. En concreto, esta capacidad se ha vinculado a las áreas del cerebro asociadas con la representación y la actualización de significado, y la capacidad de razonar acerca de los eventos. Esto sugiere que el aumento de la conciencia literaria se relaciona con una mayor flexibilidad de los modelos internos de sentido y una mejora en la conciencia del cambio. La Poiesis es terapia que salta los obstáculos de la mente consciente, y va directamente a esa zona interior y oscura que comparte con la magia, alli donde la lógica pierde el paso, la expresión poética canaliza, libera y realiza.

” El homenaje más importante que cualquier ser humano puede hacer a una poesía o trozo de prosa que ama es aprenderlo de memoria. No con la cabeza, sino con el corazón, la expresión es de vital importancia.” George Steiner

En Terapoética pueden leerse algunos de los poemas y cuentos escritos como parte del constante proceso de auto.discernimiento que he practicado durante toda mi vida desde que empecé a escribir poesía a los 9 años, aún hoy es una de las cosas que más felicidad me causa.

“La voz poética tiene como resultado en el sujeto atento el incremento inmediato de su individualidad. Bachelard defenderá que aquello comunicado de un sujeto a otro es el conjunto de las ensoñaciones de la infancia, y al hablar de ellas debo subrayar un adjetivo: se trata de ensoñaciones de intimidad. ¿Y qué es la intimidad sino el intento de separarnos del colectivo para forjarnos una personalidad distinta entre quienes nos rodean?

Toda ensoñación tiene como origen el espacio feliz. Cuando Bachelard se dispone a examinar las imágenes de tal espacio, lo hace a partir de cuestionarse cómo las cámaras desaparecidas de nuestra infancia se constituyen en moradas para un pasado inolvidable, espacios a partir de los cuales encontramos un principio de integración psicológica: “en los poemas, tal vez más que en los recuerdos, llegamos al fondo poético del espacio de la casa. En esas condiciones, si nos preguntaran cuál es su beneficio más precioso, diríamos: la casa alberga el ensueño, protege al soñador, nos permite soñar en paz”. “ Siempre, en nuestros sueños, la casa es una gran cuna”. Antonio Santiago